Venezolana demanda a Open English por presunta estafa

300

El programa académico para aprender inglés a distancia vía on-line llamado Open English, se hizo tendencia la tarde de este martes  tras hacerse pública la denuncia de una mujer que se consideró estafada.

De acuerdo a la versión publicada en el portal Las 2 Orillas, la venezolana que denuncia “estafa” habría domiciliado los pagos del programa educativo a una tarjeta de crédito durante los próximos 12 meses siguientes a partir del 15 de septiembre de 2014, sin embargo, motivado a la falta de tiempo por su trabajo, puso en “suspenso” el contenido programático y no pudo ingresar sino tres meses después para iniciar con las clases on-line, fue entonces cuando se percató que le quedaban sólo nueve meses.

“Por más que reclamé no fue posible que me reconocieran los 3 meses que no había usado”, insiste la denunciante en el comunicado que replican otros portales de noticia.

Ahora bien, la señora indica que pese a las respuestas insatisfactorias por parte de la empresa, finaliza el programa en el mes de septiembre de 2015, pero aún en marzo de 2016 seguían “cobrando las mensualidades del curso”. 

La repuesta de Open English 

La empresa envió un correo a LaIguana.TV para dar su versión de los hechos. Según lo reseñado en dicho portal web, la denunciante Luz Marina Franco, no leyó correctamente las condiciones del contrato de servicio que capacita a las personas a mejorar el idioma inglés de manera remota.

“Es por esto que nosotros en todo momento hemos tenido estipulado en nuestros contratos “Los Terminos y Condiciones” donde especificamos todos los pasos procedentes para finalizar el curso de forma anticipada o simplemente no tener activa la auto- renovación como es el caso”, aseguraron.
Según Open English, cada uno de los usuarios conoce el proceso de auto-renovación, y en el contrato se estipulan los mecanismos para finalizar el curso por adelantado o para eliminar la auto-renovación, por lo que la denuncia de Franco, no tiene asidero, pues, como dice la sabiduría popular, ignorar la ley no ampara su incumplimiento.

Con información de – Últimas Noticias / El Mundo