Sismo causó leves deslizamientos de tierra y daños de infraestructura en el estado Carabobo

89

Este 27 de diciembre a las 4:59 a.m. se registró un sismo de magnitud 4,9 cuyo epicentro se ubicó 12 kilómetros al noroeste de Valencia, con una profundidad de 9,4 kilómetros según datos de Funvisis.

El Instituto Autónomo para para la Administración, Mantenimiento y Conservación de la Vialidad de Carabobo (Invialca) informó que tras el temblor, funcionarios de dicho organismo realizaron el levantamiento de escombros y despejaron la citada vía.
Las autoridades también dijeron que habían constatado que no se generaron derrumbes en la zona a como consecuencia del sismo. Aseguraron que solo hubo deslizamientos de roca que ya fueron solventados y que la vía se encuentra despejada. Instaron a los conductores a conducir con precaución por la citada autopista y reiteraron que comisiones de Invialca realizan monitoreo constante de la misma.
Ocurrieron tres réplicas: una a las 5:12 a.m. de magnitud 3,9; otra a las 5:20 a.m. de magnitud 3,9 y a las 5:24 a.m. de magnitud 4,5. Todas las réplicas se registraron al noroeste de Valencia.
Por su parte el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés) reportó que el movimiento telúrico tuvo una magnitud 5,5 poco antes de las 5 a.m. a 4 kilómetros al noreste de San Diego y tuvo una profundidad de 10 kilómetros. La agencia estadounidense ajustó a la baja la magnitud del sismo, de 5,6 a 5,5.
 
Daños estructurales y un gran susto dejó sismo en Carabobo
 
Se reportaron daños estructurales en casas, edificios residenciales y centros comerciales, así como algunos destrozos en el interior de abastos y supermercados de los municipios Valencia, San Diego y Naguanagua del estado Carabobo.
Los vecinos de la urbanización Valle de Oro en San Diego reportaron agrietamiento en algunas casas y el colapso de algunos techos. En las redes sociales los vecinos de la urbanización La Granja de Naguanagua postearon vídeos y fotografías de las estanterías de establecimientos comerciales que quedaron vacías tras el temblor que hizo caer los productos exhibidos al piso.
El friso de algunas casas coloniales en Naguanagua también se vino abajo, mientras que parte del recubrimiento de losa del distribuidor vial de Yagua en el municipio Guacara, también colapsó.
En las urbanizaciones de la parroquia San José, al norte de Valencia, los vecinos bajaron a las plantas bajas y estacionamientos de los edificios. Los asustados moradores se mantuvieron en la calle hasta el amanecer.

Por Marianela Rodríguez /  El Universal