¿Será una noche tan linda esta? Los traspiés del Miss Venezuela 2018 llegan a su fin

90

El Miss Venezuela 2018 cierra su edición cojeando de una pata tras un año lleno de zancadillas, polémicas y conflictos. El comité ejecutivo de la belleza, conformado por las exreinas Nina Sicilia, Gabriela Isler y Jacqueline Aguilera, apenas figura en los entretelones de un espectáculo que se fue desinflando con los días y que este jueves 13 de diciembre, a las 7 pm por Venevisión, llegará a su final con la coronación de la soberana al título. ¿Pero habrá quien la corone

Con la reina saliente Stephany Gutiérrez en Tailandia, dándolo todo en el Miss Universo (se celebrará el domingo 16 de diciembre), el nombre de quién será la responsable de entregar la corona sigue siendo un misterio, lo mismo que su forma y diseño, pues luego de que George Wittles fuera sustituido por Mila Toledo (el 21 de julio de 2018 se hizo oficial a través del Instagram del concurso) aún no se habla de cómo será la joya que portará la nueva reina sobre su cabeza. Lo que sí se sabe es que la ganadora irá al Miss Mundo el año que viene, pero poco se habla del concurso en el que se elegirá en 2019 a la representante que asista al Miss Universo.

Echando la vista atrás, la tragedia ha empañado el glamour del evento con la salida de Osmel Sousa, otrora presidente de la organización de belleza, el 6 de febrero de 2018, y a partir de los rumores de una supuesta red de prostitución detrás del certamen iniciados en marzo de este año.

El fuego se avivó a partir del conflicto y los improperios compartidos en redes sociales por misses calificadas de enchufadas, en una guerra que tomaría tinte internacional al traspasar las fronteras y que pondría en entredicho el nombre de una de las empresas venezolanas más respetadas y admiradas en el mundo. El detonante: el 20 de enero del año en curso el diario El País de España aseguró en un reportaje que Claudia Paola Suárez Fernández, primera finalista del Miss Venezuela 2006, depositó un millón de dólares en la banca privada de Andorra, supuesto que disparó las alarmas y creó una incógnita que sigue sin ser despejada y que se diluyó en medio de la crisis de la organización de reinas.

Como si se tratara de una telenovela, que sacudía las emociones a diario, el conflicto tomó un giro, a partir de nuevos protagonistas con el debate en torno a la participación de Veruska Ljubisavljevic en el Miss Mundo. Una medida cautelar de por medio pondría coto al certamen de belleza que cambió su fecha en tres oportunidades, primero se anunció que sería el 12 de septiembre, luego se dijo que se realizaría el 3 de diciembre y que, si nada pasa a último minuto, se llevará a cabo el 13 de diciembre.

Uno a uno, y como pétalos de una rosa marchita, los problemas continuaron con la salida de la jefa de prensa del concurso y detrás de ella algunos diseñadores, maquilladores y estilistas que, según se reportaba en redes sociales, se quejaban de que el nuevo comité de la belleza, o quien movía los hilos detrás de ellas, se pasaba por alto los acuerdos pactados. Tal fue el caso del modisto Douglas Tapia, que entró en cólera a partir del hecho de prestar un traje para la Miss Venezuela Universo que Sthefany Gutiérrez luciría en la final, pero que usó en una competencia preliminar.

En torno al evento, solo hay que echar un vistazo a la web oficial del concurso www.missvenezuela.tv para darse cuenta de que este año no hubo fichas que describían a las candidatas, tampoco coletillas y las fotos oficiales llegaron pocos días antes del evento huérfanas de descripción. Se rumoraba que al mandamás detrás del espectáculo no le gustaron las fotos finales y echó todo para atrás, también que las fichas estaban casi listas, pero les dio flojera finalizarlas.

Por otro lado, la gira de medios de comunicación de las aspirantes fue bien reducida y apenas hubo chance de ver a las chicas, por tiempo limitado, en el ensayo de la gala final este martes 11 en Venevisión. La gala también cambió de talentos y los animadores se anunciaron con retraso conformando el equipo por los mismos de “Súper Sábado Sensacional”. Nada nuevo para el televidente, dicho sea de paso.

Con tantos vaivenes, en pocas horas se llevará a cabo el evento. El barco sigue a flote remando sin aparente rumbo fijo, pero llegará a tierra. Fanny Ottati, Henrys Silva y José Andrés Padrón, animarán la ceremonia en la que se anuncia un espectáculo nacionalista en homenaje al maestro del folclor Juan Vicente Torrealba, con una chorrera de talentos musicales debutantes en el concurso, entre ellos, Annaé Torrealba, Lion Lázaro, Tomas The Latin Boy, Dany Barón y Vocus, junto con Omar Enrique y los muchachos de la Dimensión Latina. Un formato que los productores dicen se parecerá al Miss Mundo. De ser así, que Dios nos agarre confesados, porque no hay concurso más aburrido entre los certámenes de belleza que este último.

Por  José Gabriel Díaz / Contrapunto