Página del Saime no tienen claro los montos a pagar la prórroga de pasaportes, en Petros o UT

102

Tenía el pasaporte vencido pero cumplía con todos los requisitos para optar por la etiqueta de prórroga por dos años (sí, apenas dos años) que el Saime estampa luego de un periplo que muchos no logran superar. Comencé la gestión al indicar, a petición del sistema, la oficina donde deseaba recibir el documento. Me decidí por una muy concurrida por temor a que cualquier otra estuviera en remodelación, como ocurría con la de Coche, o cerrada, como la de Boleíta.

Luego se desplegó la planilla que obligaba a un pago único con tarjeta de crédito, aunque la cifra se prestaba a confusión pues se indicaba así: “Monto a pagar 3.600 (3.600 UT)” y la unidad tiene un costo de 17 bolívares soberanos, lo que significaba un desembolso de 62.200 bolívares. Después de algunas consultas, fue claro que no se trataba de UT. Tenía presente que el 5 de octubre la vicepresidente Delcy Rodríguez había anunciado que la tarifa estaría vigente solo hasta el primero de noviembre, cuando se empezaría a cobrar un petro por la prórroga.

Con la reconversión de agosto, ni yo ni ninguno de mis amigos, todos profesionales, ha podido tener crédito por esa cantidad. Algunas entidades bancarias ofrecen una TDC que tiene la peculiaridad de que con ella se puede girar contra el monto que se tenga en la cuenta.

Cuando resolví lo del pago volví a la página del Saime, llené los datos, pasé la tarjeta y el sistema la rechazó varias veces. Por esas razones que la razón desconoce, días más tarde coloqué una vez más el número de mi tarjeta rechazada y fue aceptada.

La pantalla del organismo mostró entonces un cuadro con cinco pasos sobre los cuales hallé información muy limitada en la web. La institución no define en ninguna parte en qué consiste cada uno de sus ítems. ¿Son muy obvios para ellos? Tal vez. “En adelante, solo espere a que el sistema coloque el check a la izquierda”, sería una línea que el solicitante agradecería.

En mi caso, el primero, “Solicitud de prórroga”, tenía su tilde verde. Los cuatro pasos restantes son: “Prórroga impresa”, “Prórroga por enviar”, “Prórroga recibida en oficina” y “Entregado”. Leí muchas veces esas líneas tratando de conseguirles sentido. Decidí ir a una oficina para preguntar pero ningún funcionario tenía tiempo para explicar nada. Así que quedé atada a un misterio electrónico. El 6 de noviembre recibí dos e-mails en los que se me notificaba el nuevo estatus del documento: el segundo y el tercer paso estaban marcados con un check verde. Faltaban dos que nunca tuvieron su tilde.

Lo peor de todo fue que el sistema indicaba que la cita era para el mismo día 6, entre 8:00 am y 4:30 pm, y había recibido el mail a las 8:46 pm. Me resigné a acudir a la mañana siguiente pero dijeron que solo entregarían pasaportes gestionados desde abril hasta septiembre. Yo no entraba en el rango. No obstante supe que la fecha de la cita que coloca el sistema es apenas la manera oficial de expresar que a partir de entonces se puede pasar por la oficina para culminar el proceso. El 20 de noviembre el Saime me estampó la etiqueta. El proceso tardó 17 días. En mi caso.

Piden su renuncia por declarar

El director de la oficina del Saime en Los Ruices, Rafael Rivera, puso el cargo a la orden, luego de que la Presidencia del organismo le exigió entregar su renuncia, confirmaron en esa dependencia en la que los empleados lamentaron el hecho. La solicitud ocurre luego de que el funcionario declaró a El Nacional que “no hay capacidad para dar nuevos pasaportes por falta de material”, como se publicó en la edición de ayer.

Por M.S. El Nacional