Más de 900 pemones han sido desplazados por persecución del régimen de Maduro

23
People look on as tear gas this thrown in Santa Elena De Uairen, Venezuela February 22, 2019 in this still image obtained from social media video. Ivan De Jesus Yanez via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT

La ONG Foro Penal (FP), que defiende a los considerados presos políticos de Venezuela, denunció este lunes que al menos 900 indígenas de catorce comunidades de este país se han desplazado hacia localidades rurales de Brasil para escapar de una presunta persecución del régimen de Nicolás Maduro.

“Más de 900 indígenas pemones han sido desplazados hasta Brasil producto del miedo, de la amenaza que tienen”, dijo a Efe el coordinador de pueblos indígenas del FP, Olnar Ortiz, en una rueda de prensa en Caracas.

De acuerdo con Ortiz, la mayoría de los desplazados -unas 800 personas- se afincaron en el asentamiento brasileño de Tarau Peru, que pertenece misma comunidad y donde incluso tienen familiares.

Los restantes 100 se repartieron entre los poblados de Bananal y Sakau Mota, también en Brasil.

Todos escaparon de Venezuela después de los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad de febrero pasado, cuando la oposición intentó ingresar al país parte de la ayuda humanitaria que se acopia en sus fronteras.

Asimismo, Ortiz indicó que los indígenas llegaron a estos lugares en calidad de “refugiados” y que al menos el 40 % de ellos son menores de edad.

De igual manera, lamentó que estas personas hayan tenido que desplazarse de sus comunidades donde, explicó, “se sustentaban a pesar de la crisis” con actividades turísticas.

Venezuela atraviesa una etapa de crispación política desde el pasado enero, cuando Nicolás Maduro juró un nuevo mandato que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional y, en respuesta, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, proclamó un Gobierno interino que cuenta con el respaldo de más de 50 países.

Guaidó hizo del ingreso de ayuda humanitaria una prioridad de su Gobierno interino, y a finales de febrero pasado adelantó una operación en las fronteras con Colombia y Brasil que derivó en enfrentamientos con las autoridades y se saldó con siete indígenas muertos del estado sureño de Bolívar, aseguró hoy Ortiz.

Por EFE