Los apagones dejan sin electrodomésticos a más de un venezolano y nuevos imposibles de comprar

65
Lights are seen inside apartments during a blackout in Caracas, Venezuela March 8, 2019. REUTERS/Manaure Quintero NO RESALES. NO ARCHIVES.

Televisores, computadoras, congeladores, neveras y otros artefactos eléctricos sufren daños, en muchos casos irreparables, tras los intermitentes apagones que ocurren en el país desde el 7 de marzo. Añadido a esto, por segundo día consecutivo se reportaron bajones de luz en algunos sectores de Aragua, Miranda y de la Gran Caracas, publica Crónica Uno.

La presidenta del Comité de Afectados por los Apagones, Aixa López, informó que han recibido 212 denuncias de varios estados del país por electrodomésticos dañados debido a las variaciones de tensión en la energía. La cifra no está totalizada ni disgregada por estados ni por electrodomésticos. Sin embargo, los frecuentes apagones —comos los ocurridos entre lunes y martes, cuando se registraron cortes de energía en algunos sectores de Guarenas y de la Gran Caracas— hacen presumir que para el cierre de semana las estadísticas aumenten.

En horas de la mañana de este martes 19 de marzo se conoció que en algunos sectores del municipio Plaza en Guarenas estaban sin luz, tras la explosión de transformadores que afectaron la subestación eléctrica de Trapichito. Se confirmó que las siguientes zonas permanecieron más de 6 horas sin electricidad: urbanización 27 de Febrero, Trapichito, Cloris, Nueva Casarapa, Menca de Leoni, Oropeza Castillo y Güeime. Mientras esto sucedía, los habitantes tuvieron que desconectar los aparatos por precaución; les preocupaba presenciar subidas y bajadas de voltaje.

De igual forma, algunas zonas puntualizadas de la Gran Caracas no se salvaron de los apagones, los cuales también afectaron al Metro en varias estaciones de la línea 1. En horas de la tarde se reportaron fallas eléctricas en Terrazas del Ávila, Los Dos Caminos, Las Palmas, Los Caobos, Sebucán, La Campiña, La Urbina, Santa Eduvigis, Los Chorros, Los Cortijos, Boleíta norte y parte de Los Palos Grandes, que afectó el funcionamiento del Metro de Caracas, que en horas de la tarde solo prestaba servicio entre Propatria y la estación Miranda.

En el estado Miranda los usuarios de las redes sociales reportaban que no había luz en Higuerote, Los Valles del Tuy, Cúa y Acarigua. Adicionalmente, en Cagua, estado Aragua vecinos reportaron fallas del servicio y en Carabobo y Zulia hubo importantes bajones de voltaje.

¿Qué se daña?

Según la Asociación Nacional de Fabricantes y Distribuidores de Electrodomésticos, las variaciones de energía se producen antes y después de los bajones eléctricos. Normalmente, los aparatos del hogar trabajan con una tensión de 110 voltios, mientras que otros como la nevera, la lavadora y el aire acondicionado necesitan de 220 voltios para que realicen sus funciones.

La organización destaca que los equipos que más sufren durante estos eventos son la nevera, los aires acondicionados, las computadoras y los refrigeradores, ya que por su uso deben permanecer enchufados.

“La única computadora que tengo se apagó el viernes 8 de marzo debido a las fuertes fallas de electricidad. Solo tengo una y mi hijo, quien tiene 18 años, debe ir a la casa de su abuela para realizar sus tareas del colegio. Si no la podemos reparar no sé qué haremos”, expresó Norabert Lugo, habitante de El Paraíso.

Sobre el particular, López indicó que el estado más afectado es Zulia, el cual cuenta con constantes fallas de electricidad desde hace meses, le siguen Barinas, Nueva Esparta, Guárico y Miranda. Señaló, además, que el motivo principal es la falta de mantenimiento en las subestaciones.

“No hay manera de que las personas recuperen sus artefactos y el régimen se lava las manos al momento de responder por ellos. Solo dicen que fue un sabotaje y dejan a los venezolanos sin opciones”, sostuvo López.

Ni el Ministerio de Energía Eléctrica ni Corpoelec se han encargado de cubrir las indemnizaciones de los electrodomésticos dañados durante los apagones. Vecinos han hecho varias denuncias en las redes sociales.

Por Diana Maitta / Crónica Uno