Hugo Carvajal, el hombre cercano a Chávez que vuelve a la cárcel después de cinco años

18
Venezuela's president Nicolas Maduro (R) embraces retired General Hugo Carvajal as they attend the Socialist party congress in Caracas July 27, 2014. The former Venezuelan military intelligence head detained on the Caribbean island of Aruba over U.S accusations of drug-trafficking was released and flew home on Sunday. Instead of being extradited to the United States, Carvajal flew home after the Netherlands government ruled he had diplomatic immunity, his lawyer and Venezuelan officials said. Carvajal, who ran military intelligence from 2004 to 2008 during the presidency of the late Hugo Chavez, was arrested on Wednesday after flying to the semi-autonomous island that is part of the kingdom of the Netherlands. REUTERS/Miraflores Palace/Handout via Reuters (VENEZUELA - Tags: POLITICS) ATTENTION EDITORS - THIS PICTURE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. REUTERS IS UNABLE TO INDEPENDENTLY VERIFY THE AUTHENTICITY, CONTENT, LOCATION OR DATE OF THIS IMAGE. FOR EDITORIAL USE ONLY. NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING CAMPAIGNS. THIS PICTURE IS DISTRIBUTED EXACTLY AS RECEIVED BY REUTERS, AS A SERVICE TO CLIENTS

El exjefe de contrainteligencia militar Hugo Carvajal, considerado uno de los hombres de confianza del fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez, (1999-2013), volvió este viernes a la cárcel por un delito económico relacionado con el lavado de dinero procedente del tráfico de drogas.

El general venezolano de 59 años, que ha sido detenido por las autoridades de España a solicitud de Estados Unidos, estuvo tras las rejas en Aruba, territorio holandés, en julio de 2014, también orden del país norteamericano que lo reclamaba por delitos de narcotráfico relacionados con la guerrilla colombiana FARC.

La detención en ese entonces duró apenas tres días, pues Carvajal había sido nombrado cónsul general de Aruba en enero de ese año, pero para la fecha no tenía las credenciales que lo acreditaran como tal.

Tras su liberación, el militar volvió a Venezuela y fue recibido por el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, como un “patriota”.

Maduro incluso llegó a señalar, en aquel momento, que lo defendería “con todas las posibilidades y con toda la fuerza del Estado venezolano en el marco de la ley internacional”.

El militar, que estuvo a cargo de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) durante más de siete años bajo la Administración de Chávez y de Maduro, actualmente es diputado por el chavismo, pero en 2017, en medio de las protestas antigubernamentales, comenzó a mostrar indicios de desacuerdos con el Ejecutivo.

Para ese año, en una entrevista con Efe, en la que declaró que morirá como chavista, señaló la necesidad de que existiera un acuerdo entre el oficialismo y la oposición, pues a su juicio el país se encontraba a “las puertas de una guerra civil”.

Aseguró que la situación de Venezuela era “el resultado de una economía en crisis”, aunque no responsabilizó directamente al Gobierno, que en ese momento, había llamado a la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) a fin de solucionar los problemas del país.

Carvajal consideraba que este foro no resolvería la problemática de Venezuela.

El diputado terminó de darle la espalda al Gobierno en febrero de este año cuando reconoció al jefe del Parlamento, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela, luego de que el legislador se proclamara como tal en enero al considerar un “usurpador” a Maduro.

En un pronunciamiento, que publicó a través de su cuenta en Twitter, pidió a Maduro asumir su responsabilidad ante la crisis del país como, según él, lo hizo Chávez el 11 de abril de 2002 cuando ocurrió el golpe de Estado contra él y se registraron al menos 20 muertos.

El militar instó así a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a rebelarse contra Maduro tras considerarlo un “usurpador” de la Presidencia por haber ganado unas elecciones tachadas de “fraudulentas”.

Carvajal también reprochó la actuación de los cuerpos de seguridad del Estado porque, según señaló, cometen “atropellos, vejación, tortura y terror y todo por cumplir al margen de la ley y con total impunidad con la estrategia represiva de este Gobierno”.

Después de esta declaración del militar, Guaidó también pidió a la Fuerza Armada -que aún se sigue declarando leal a Maduro-, seguir los pasos de Carvajal.

Por su parte, Diosdado Cabello, considerado el número dos del chavismo, indicó que le causaba “dolor” la “traición” del militar.

Cabello, quien además es el presidente de la ANC cubana y primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), señaló incluso que Carvajal iba a terminar repudiado.

Por Bárbara Agelvis/EFE