Hospital Central de San Cristobal la imagen de la desidia de un gobierno corrupto

417

Construido por Marcos Pérez Jiménez e inaugurado en 1958, el Hospital Central de San Cristóbal está lejos de ser lo que una vez fue. Sin personal médico, enfermeras y obreros, está al borde del colapso. Su infraestructura pide a gritos un “cariñito” y sus pacientes necesitan insumos y atención. Pese a todo, el poco personal se las ingenia para no dejar morir a sus enfermos.

San Cristóbal. Los centros asistenciales de San Cristóbal se encuentran en pésimas condiciones. No es solo la falta de insumos, sino también la deficiente infraestructura y la ausencia de personal médico, de enfermeras y demás trabajadores del sector, lo que apaga la vida de quienes deben recurrir al sistema de salud pública.

Lejos de encontrar una cura, quienes acuden al principal centro asistencial del estado Táchira viven un calvario, pues las instalaciones se encuentran en muy mal estado. Además, cerca de 20 % del personal que allí labora se ha retirado por diversas razones, entre las que destaca el bajo salario, que no cubre las necesidades básicas.

Ello es parte de lo que pudo constatar Crónica.Uno en un recorrido que logró hacer por el lugar la semana pasada y que se detallará a continuación.

Retrato de la desidia

Al entrar a la emergencia, se encuentra la sala de espera, en la cual no se cuenta con sillas para familiares y pacientes que aguardan mientras les llega el turno para ser atendidos.

Al ingresar a la sala de shock se ven áreas totalmente a oscuras, sin ninguna luminaria. El aire acondicionado falla, por lo que la contaminación del lugar es previsible. Los familiares deben hacer de ventilador mientras el enfermo es atendido, ya que el calor es intenso, sobre todo en los días en los que el sol golpea con fuerza.

Por Crónica Uno.