Hijo de Manaure fue asesinado el 26-D por orden de un preso desde Tocorón

222

Las investigaciones sobre la muerte del adolescente Dereck Manaure, hijo del basquetbolista Juan Manaure, se mantienen.

Una nueva confesión del presunto asesino habría determinado que al joven no lo asesinaron el 1 de enero como se había dicho en principio, sino el pasado 26 de diciembre.

Ángel Miguel Heredia González, de 22 años, fue sometido a interrogatorios donde reveló que el secuestro del muchacho se planificó desde el Centro Penitenciario de Aragua, en Tocorón.

Desde allí, Juan Carlos Brandis Palomo, alias “El Oso”, en confabulación con su pareja y prima de la víctima, Leida Mendoza, junto a Mario Vaamonde y a otros dos reos del penal de Tocuyito, contrataron a elementos del hampa en la calle para que ejecutaran el secuestro.

Así se hizo el 23 de diciembre pasado, cuando los delincuentes se llevaron a Dereck Manaure de la casa de abuela ubicada en el Pasaje 11 de la parroquia San Agustín del Sur, en Caracas.

El encargado de cobrar los 30 mil dólares en efectivo por el rescate de la víctima sería “El Oso”, pero ese pago nunca se hizo y la situación comenzó a enredarse para los antisociales.

Los secuestradores recibieron un ultimátum, en estos centros de reclusión existen normativas que regulan la ejecución de delitos, en este caso recaía la prohibición de ordenar secuestros o extorsiones sin la debida autorización del pranato.

La advertencia fue ignorada por los antisociales, a quienes presuntamente les entregaron un teléfono celular con el que debían cancelar la operación y liberar con vida al adolescente. Publicó Caraota Digital.

Transcendió que “El Oso” no se intimidó y como consecuencia mandó a matar a Dereck, siendo el mismo Heredia quien ejecutaría el crimen.

Según su confesión, le disparó a Dereck en el pecho con una escopeta calibre 12 milímetros, arma incautada el 13-F en su casa; además vestía los zapatos Converse Azul, que pertenecían a la víctima.

Más tarde la noticia sobre el hallazgo sin vida de “El Oso” corrió como pólvora por todo el país, al igual que otros reos de Tocuyito, todo por romper las normas del penal.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});