El gobierno de Maduro vuelve a incumplir la promesa del pernil

250

Este martes residentes del Barrio El Limón, ubicado a un Costado de la autopista Caracas La Guaira, protestaron en la vía para reclamar la venta del pernil. Por más de media hora obstaculizaron el tránsito de vehículos y gritaron consignas en contra del Gobierno.

Por segundo año consecutivo el Ejecutivo quebranta su palabra al incumplir la promesa de un pernil por familia. En algunos sectores de las parroquias Santa Teresa, Santa Rosalía, El Valle y Coche se sortean el pernil, lo dividen entre casas o lo reparten en tajadas, publica Crónica Uno.

Con el sueño desvelado y el ánimo insomne, Carmen Ferreira, vecina de la parroquia Santa Teresa, dice que atendió el llamado del consejo comunal a las 4 de la mañana. Asegura que en realidad fue el madrugonazo lo que terminó por desatar el estupor de algunos residentes del Edificio Siena que aguardaban por la desgastada promesa del pernil. Se trata de un ofrecimiento “manoseado” por Nicolás Maduro y que, a pocos días del 24 de diciembre, luce alejado por el incumplimiento oficial y la incredulidad de quienes se saben defraudados por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Con el aviso de la llegada del pernil a la parroquia Santa Teresa, Carmen se fue a la cama la noche del 12 de diciembre. Lo hizo después de tanto esperar. “Ese miércoles en la noche nos dijeron que el pernil había llegado. Entonces nos vestimos y pasaron las horas hasta que se hicieron las 11 de la noche. Me acosté sin mayor esperanza“, agrega.

Para agilizar la entrega, se acordó activar la alarma de emergencia del edificio, el alarido estalló a las 3:58 de la mañana. Esa madrugada también salieron las familia de las residencias Boconó y Santa Marta. Algunos esperaron en los pasillos para acompañarse hasta el patio de la Unidad Educativa Francisco Pimentel, donde se hizo la entrega de la carne.

Fue, desde el inicio, una entrega controlada, en pareja, para asegurar el reparto en medio de la estrechez del rubro. Aun cuando el Gobierno aspira distribuir 20.000 toneladas de pernil, nacional e importado, hay quienes aseguran que la oferta es escasa y no cubre la demanda de las familias. La cifra presumida por el Gobierno dista mucho de la meta fijada solo hace un mes, cuando el ministro para la Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, sostuvo que solo el sector porcino nacional aportaría 10 millones de kilos de pernil para la zafra navideña.

En Santa Rosalía, Moraima Hernández, una vecina del callejón El Picacho, dice que salió a la medianoche del 15 de diciembre para buscar lo que hacía un mes le habían prometido: un trozo de su navidad, la tan anhelada carne de cerdo.

Estuvimos tres horas a la intemperie, bajo la llovizna y expuestos a los estragos de la inseguridad. Fue amenaza porque es exponer la vida por un trozo de pernil“, comenta la ama de casa, quien debió repartirlo con dos de sus vecinos.

La carne pesó 7,5 kilos y afortunadamente “no hubo mayores contratiempos en el reparto”.

Por segundo año consecutivo el Ejecutivo quebranta su palabra al incumplir la promesa de un pernil por familia. En algunos sectores de las parroquias Santa Teresa, Santa Rosalía, El Valle y Coche se sortean el pernil, lo dividen entre casas o lo reparten en tajadas, como ocurre en Valles del Tuy. Para quienes aspiran completar el relleno de la hallaca navideña es una táctica mezquina que excluye a los más desfavorecidos.

A propósito de ello, este martes residentes del Barrio El Limón, ubicado a un Costado de la autopista Caracas La Guaira, protestaron en la vía para reclamar la venta del pernil. Por más de media hora obstaculizaron el tránsito de vehículos y gritaron consignas en contra del Gobierno. Funcionarios del Estado replegaron la manifestación, a la que se le adhirieron reclamos por la entrega incompleta de bolsas Clap y la ausencia de transporte público.

Lea la nota completa en / Crónica Uno.