Efectivos del FAES asesinaron de un tiro en el tórax a madre de dos niños en Caracas

75

Noelkis Carolina Ramírez Blanco, de 21 años de edad, madre de dos hijos, fue ultimada de un tiro en el tórax por una comisión de encapuchados de las FAES, dependencia de la Policía Nacional Bolivariana, la mañana del pasado viernes cuando salía de la torre ocho del complejo urbanístico Felipe Acosta Carlés, en Las Mayas, parroquia Coche.

Sus familiares desconocen a donde se dirigía la víctima y tampoco saben si murió en el sitio. Una vez que le dispararon los policías la recogieron y la subieron a una camioneta en la que la llevaron al Hospital Pérez Carreño.

Un tío de la víctima, que ese día cumplía 43 años de edad, se enteró de que algo le había ocurrido a un familiar porque su esposa lo llamó.

Los allegados a Ramírez Blanco presumen que los policías la confundieron con un hombre porque vestía ropa masculina y una vez que la levantaron del pavimento se percataron que se trataba de una mujer.

La víctima vivía en ese complejo residencial con sus hijos de 2 y 4 años de edad y una prima. Su mamá que reside en Panamá le enviaba dinero para su sustento y el de los niños. Hace poco le remitió el monto correspondiente a un pasaje para que se fuese a ese país, Estaba previsto que viajara el 20 de este mes.

Uno de los parientes de la víctima que llegó a la morgue para realizar un trámite en el Registro Civil anunció que el caso será denunciado en el Ministerio Público para que se inicie una averiguación.

“Llegan disparando como locos. Esto es injusto. Un ser humano no puede morir así”, expresó.

La mañana del viernes dos funcionarios, uno de las FAES, Luis Barvo y otro de la PNB, Carlos Moya, fueron ultimados en Las Mayas en enfrentamientos con presuntos delincuentes y una vez que en ese organismo se supo lo ocurrido iniciaron operativos en los cuales resultaron muertos varios hombres. Entre los fallecidos, el viernes, están José Arteaga, de 18 años de edad y su primo David Arteaga, de 21 años de edad. Las FAES se los llevó de una cementera en Turmerito donde laboraban. Los familiares hallaron los cadáveres, el sábado, en la morgue del Hospital Pérez Carreño.

Mientras que a José Moisés Flores Espinoza, de 19 años de edad, lo mataron frente a su casa en el sector Los Ranchos de Las Mayas cuando le ordenaron que se arrodillara y le dispararon.

Otro fallecido en esos operativos fue Vicente Ramírez, de 22 años de edad, que vendía chucherías en trenes del Metro. El viernes salió a laborar y no supieron más de él. El cadáver fue ingresado a la morgue al día siguiente.

Por El Nacional