Bachelet “profundamente preocupada” por magnitud de impacto de crisis en los DDHH en Venezuela

73
Former Chilean president Michelle Bachelet speaks from her office at the Palais Wilson on her first day as new United Nations (UN) High Commissioner for Human Rights in Geneva, Switzerland, September 3, 2018. Fabrice Coffrini/Pool via REUTERS

Michelle Bachelet, alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, realizó una presentación del informe del organismo que representa, donde mostró las impresiones y análisis sobre la situación actual de Venezuela y las problemáticas que enfrenta, entre ellas, el uso excesivo de la fuerza -por parte de las autoridades-, la escasa existencia de alimentos y medicinas, y las consecuencias de estas problemáticas.

“Como resultado directo de esta profunda crisis de derechos humanos, más de 3 millones de personas han huido de Venezuela en busca de alimentos, atención médica, trabajo y protección”, indicó, y terminó de esbozar su argumento explicando que “muchos venezolanos se van en salud precaria y con pocos o ningún recurso financiero; sus dificultades se ven agravadas por las prácticas de extorsión y apropiación por parte de algunos guardias fronterizos”. 
De igual forma, señaló que “documentamos el uso excesivo de la fuerza, homicidios, detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos bajo custodia, y amenazas e intimidaciones. Muchas de estas preocupaciones han sido destacadas en nuestros comunicados y nuestro informe”.

Especificó que “en el contexto de la última oleada de protestas en todo el país en los primeros dos meses de este año, mi oficina documentó numerosas violaciones de DDHH y abusos cometidos por las fuerzas de seguridad y grupos armados progubernamentales (colectivos).”

Bachelet también resaltó su preocupación por el estado de los niños, mujeres embarazadas y ciudadanos indígenas que se han visto afectados por estas aflicciones. “Más de 1 millón de niños ya no asisten a la escuela, principalmente debido a que los padres no pueden alimentarlos con el desayuno, el fracaso de los programas de alimentación escolar y la falta de transporte público, así como la ausencia de docentes”.

“El tema de salud no ha sido reconocido por las autoridades y las medidas adoptadas han sido insuficientes”, dijo.

En cuanto a la reciente falla eléctrica que atravesó el país por más de tres días, la representante de la ONU señaló que “el apagón a nivel nacional ha exacerbado está situación reduciendo el acceso de alimento y medicamento y afectando a los hospitales, la extensión del daño y las víctimas aún no se conoce. Un apagón tan largo demuestra los desafíos que enfrenta Venezuela”.

En su discurso hubo cabida para los venezolanos desesperados que han optado por buscar mejores condiciones de vida en otras tierras. “Los venezolanos también enfrentan enormes obstáculos para obtener documentación que facilite la migración regular y el acceso a la educación o al trabajo en otros países. (…) Aplaudo los esfuerzos realizados por los países receptores de la región para abordar las necesidades de los refugiados y migrantes venezolanos y los aliento a continuar combatiendo la xenofobia y la discriminación”.

En otro orden de ideas, la alta comisionada reconoció que la “crisis económica y social generalizada y devastadora” inició antes de las sanciones de EEUU.

Asimismo, estimó de gran importancia que la misión del organismo, perteneciente a su oficina, se encuentre en el país, puesto que estaría dando paso a posibles soluciones. Además solicitó que no hubiese obstáculos contra las personas que quieran reunirse con su equipo técnico ni represalias con quienes ya lo hayan hecho.

Por Nahem Rosales / El Universal